RCT® RELIABILITY CENTERED TRIBOLOGY
(PROGRAMA DE OPTIMIZACIÓN DE COSTES)

Según los expertos, los contaminantes de los lubricantes afectan seriamente la productividad de su empresa, siendo incluso una causa raíz de hasta el 80% de fallos determinantes en la reducción de la vida de equipos y rodamientos.

Nuestra metodología registrada RCT®, a través de un enfoque integral que cubre aspectos técnicos, humanos (cambio cultural), medioambientales, de seguridad y ergonomía, ataca a dicha causa raíz de hasta el 80% de las averías: prácticas de lubricación deficientes y/o contaminación del fluido lubricante.

RCT® es sentido común aplicado: se trata de aplicar el AMEF a las dos causas raíz de averías antes mencionadas, a través de nuestro AMEFT (Análisis y Modo de Efecto de Fallo Tribológico), incorporando también herramientas igualmente registradas por nuestro Grupo:

• CIT® – Casi Incidente Tribológico (herramienta de cambio cultural).
• Método ABCDE® de Análisis de Lubricantes.
• Análisis técnico-económico de beneficios de rediseño RCT® de equipos, a través de la Gestión Tribológica de Activos.

“Las acciones RCT® impactan intrínsecamente en la mejora de la lubricación, más bien busca su excelencia,  lo cual como conoces representa una tarea vital para la fiabilidad de las máquinas dado su naturaleza proactiva (pretende evitar la aparición del fallo), sin embargo frecuentemente la descuidamos. Es muy común que actualmente se busque la excelencia en la política de mantenimiento buscando técnicas avanzadas de seguimiento de la condición, búsqueda de fallo u otras, y para ello se invierta gran capital, sin embargo todo ello tiene un carácter menos proactivo que RCT® ya que requieren de la presencia de fallo. RCT® es previo a él,  es más básico y generalmente más barato.

La medición del efecto de la implantación no es fácil ya que generalmente convive con otras acciones encaminadas a alargar la vida del activo, y por tanto es difícil saber la contribución de cada cosa, sin embargo su naturaleza es tan simple que requiere poca demostración de su utilidad.”

Rubén Armenta, Coordinador Fiabilidad y Mantenimiento CEPSA